¿Qué elementos componen una estación de vigilancia volcánica?

Estación

Tanto la vigilancia volcánica, como los estudios científicos en volcanes requieren en muchos casos de estaciones de medida de ciertos parámetros, como pueden ser la deformación, la sismicidad o los gases. Con ciertas excepciones, estos aparatos se suelen situar alejados de poblaciones y de la actividad humana, por lo que deben ser autónomos y robustos para que se mantengan en funcionamiento el mayor tiempo posible. Esto puede ser complicado en entornos agresivos como suelen ser los volcanes, ya sea por la propia actividad volcánica, como por las condiciones meteorológicas.

En cualquier estación de medida se pueden encontrar la siguiente instrumentación:

1. Un sensor: aparato que mide cierto parámetro relacionado con la actividad volcánica y lo transforma en señal eléctrica (variaciones de voltaje). Por ejemplo, un sismómetro, que mide las vibraciones del terreno, o un inclinómetro que mide el ángulo de inclinación del suelo. 

2. Un digitalizador (ej en el círculo verde en la foto): aparato que transforma las mediciones (que los sensores leen en forma de señal eléctrica) en números para que podamos analizar los datos con programas informáticos. Hay ocasiones en las que sensor y digitalizador están embutidos en un sólo aparato o en el caso de sísmica están separados. En ocasiones por cuestiones económicas o por falta de soluciones comerciales, los digitalizadores se diseñan por los propios ingenieros del centro como es el caso del IGN que viene desarrollando diferentes sistemas de adquisición desde hace 10 años (Moure et al., 2015).

MACI

Sismómetros en la Estación de MACI

3. Un sistema de alimentación autónomo que en nuestro caso incluye batería (en la elipse azul en la foto) y panel solar. Esta parte puede ser compleja en algunas zonas debido a la escasas horas de sol durante el invierno. Siempre se debe calcular el peor de los casos y sobredimensionarlo para que la estación aguante funcionando las 24 horas al día. 

4. Un sistema de comunicaciones. Algo de suma importancia si se quiere obtener los datos en tiempo real, lo cual es imprescindible para la vigilancia volcánica. Estos sistemas pueden incluir enlaces wifi a otros puntos con conexión, comunicación 3G (en el círculo rojo en la foto), comunicación por satélite, etc… En muchos casos esta es la mayor fuente de consumo eléctrico y que obliga al uso de varios paneles solares.

Además hay que tener en cuenta el uso de estructuras o construcciones que protejan la instrumentación de las inclemencias del tiempo y a su vez del vandalismo que desgraciadamente ocurre de vez en cuando.

Muchas veces el mayor coste de un sistema de vigilancia volcánica no es la instrumentación en sí, sino el ponerla en funcionamiento y  mantenerla a lo largo de los años, debido a que requiere un seguimiento continuo.

¿Cuanto se puede tardar en montan una estación?

Depende, puede ir desde varias semanas como ocurrió en la estación sísmica de MACI, debido a su complejidad y magnitud, hasta unas horas, como es el caso de una estación sísmica que estuvo en funcionamiento de forma provisional entre 2009 y 2012: