Antecedentes



Sistema Hidrotermal

La actividad volcánica recurrente suele conllevar la aparición de sistemas hidrotermales, que se forman como sistemas de transferencia de energía entre los reservorios magmáticos profundos y las capas superficiales del sistema volcánico. El intercambio de calor entre estas dos partes se realiza principalmente por convección de fluidos subterráneos, tanto por circulación del agua subterránea generada por infiltración de aguas meteóricas, como por ascensión de gases magmáticos calientes generados por el enfriamiento de los cuerpos magmáticos profundos y por exsolución durante el ascenso del magma hacia la superficie. Estos sistemas hidrotermales pueden desarrollar un acoplamiento fuerte con la actividad eruptiva del sistema volcánico y por tanto el estado de los sistemas hidrotermales, sus dimensiones, geometría espacial y la intensidad de la transferencia de calor que involucran pueden ser usados como herramienta de monitoreo volcánico. La extensión lateral y la geometría de un sistema hidrotermal son muy variables y dependen de diversos factores, ya sean intrínsecos al sistema volcánico como límites estructurales (calderas, cráteres, fallas regionales, zonas de debilidad estructural) o extrínsecos al sistema, como el patrón y la magnitud de la recarga de aguas meteóricas procedentes de la lluvia o la nieve.

Actividad fumarólica en el Teide asociada al Sist. Hidrotermal

Actividad fumarólica en el Teide asociada al Sist. Hidrotermal

En el complejo Teide-Pico Viejo (TPV) existe una actividad hidrotermal muy importante evidenciada por la presencia de fumarolas, anomalías térmicas y emisión difusa de CO2 en la parte alta del Teide. Sólo unos pocos trabajos se han centrado en el estudio del sistema hidrotermal del centro de Tenerife. Aunque estos trabajos han aportado información valiosa, especialmente sobre la expresión superficial del sistema hidrotermal, sólo muy recientemente se han empezado a obtener datos geofísicos que permiten caracterizar su extensión y su geometría.

Para investigar el estado de un sistema hidrotermal hay varias técnicas de especial importancia. Una de ellas es el método del potencial espontáneo (self-potential, SP), consistente en la medida sobre la superficie terrestre y por medio de electrodos impolarizables de la diferencia de potencial eléctrico entre puntos del terreno. Esta técnica es especialmente sensible al patrón de movimiento de los fluidos subsuperficiales, lo que la convierte en una herramienta ideal para el estudio de la actividad hidrotermal y su interacción con límites estructurales en edificios volcánicos. La técnica ha sido utilizada con éxito para obtener una imagen global de la extensión, geometría y estructura del sistema hidrotermal del centro de Tenerife (Villasante-Marcos et al., 2014).

potencialespontaneo

Esquema interpretativo 3D de la circulación de fluidos subterráneos en el centro de Tenerife. Autor: Victor Villasante Marcos (IGN).

 

No se admiten más comentarios