Antecedentes



Sismología

Son varias las señales sísmicas asociadas a un sistema volcánico que pueden indicar su estado de actividad. Se pueden producir señales transitorias, como son los terremotos volcano-tectónicos o los eventos de Largo Periodo (o LP), o señales continuas o tremor volcánico. Estos fenómenos se han detectado en diferentes periodos de los procesos volcánicos ya sean pre-eruptivos, eruptivos o post-eruptivos. Saber reconocerlos y asociarlos a cada periodo es fundamental para conocer el volcán y poder hacer pronósticos fiables.

En la historia escrita de Tenerife se recoge la ocurrencia de terremotos sentidos por la población semanas, e incluso años antes de alguna de las erupciones basálticas producidas a lo largo de la historia. Sin embargo, poco se conoce de esta sismicidad sentida, salvo su afección sobre las construcciones o personas, debido a la falta de instrumentación y al largo periodo de recurrencia de las erupciones en Tenerife (aprox. 100 años). En los últimos 40 años, la sismicidad en el entorno insular se concentra principalmente en el mar, a unos 30 km al este de Tenerife, localizándose unos 100 terremotos anuales de magnitud superior a 1,5. Sin embargo, durante la crisis de 2004 se localizaron alrededor de 200 terremotos a menos de 20 km de distancia del Teide, y al menos 800 más fueron asociados a la misma actividad. 

tenerife2001-2008

Sismicidad en Tenerife y alrededores entre 2001 y 2008. En 2004 se observa el incremento significativo.

a) Número de terremotos mensuales localizados.  b) Número de eventos detectados en CCAN

a) Número mensual de terremotos localizados en Tenerife.
b) Número mensual de eventos detectados en CCAN.

Uno de los niveles de referencia que se tiene en cuenta desde 2004 para evaluar la actividad sísmica en Tenerife es el número de eventos detectados en la estación sísmica de CCAN, la cual tiene datos digitales desde 1997. El hecho de emplear una única estación como nivel de referencia se debe a que es la estación sísmica con el registro continuo más largo de la isla que continúa operativa en la actualidad. Durante 2004 se llegó a detectar un pico de 450 eventos mensuales, descendiendo en los meses siguientes hasta estabilizarse en 50 eventos al mes en 2006, lo que tentativamente podría considerarse como el nivel base de actividad, aunque esto no está demostrado. Este nivel de actividad parece un orden de magnitud mayor al que presentaba la isla de El Hierro en una estación análoga (CHIE) antes de su reactivación de 2011 con unos 50 terremotos anuales. 

Tanto para la crisis de Tenerife como para la de El Hierro se han aplicado técnicas de mejora del catálogo sísmico que incluyen detección y relocalización de eventos mediante algoritmos de localización relativa. Estas relocalizaciones han permitido conocer mejor el comportamiento de la sismicidad en ambos casos. Aplicando estas técnicas en Tenerife con una mejora en la red sísmica podríamos mejorar significativamente el nivel de detectabilidad y comprender mejor la distribución de la microsismicidad que siempre está presente en el entorno del complejo Teide-Pico Viejo y en los rifts de Tenerife.

Relocalización de los terremotos de 2004 en Tenerife

Relocalización de los terremotos de 2004 en Tenerife

En general, el uso de redes sísmicas permite la localización de terremotos a través de las llegadas de ondas P y S. Sin embargo, algunas señales de origen volcánico no tienen llegadas claras, como son el tremor y los eventos LP, imposibilitando ser localizados por redes convencionales. Para localizar estas señales son de gran utilidad los arrays sísmicos. Un array sísmico o antena sísmica es un conjunto de sensores de iguales características técnicas, perfectamente sincronizados, distribuidos en una zona homogénea con el fin de obtener un muestreo espacial coherente del campo de ondas. Mediante la utilización de un array, podemos determinar el azimut y la lentitud aparente con que se propagan las ondas. A partir del uso de varios arrays podemos determinar mediante triangulación la posición del epicentro. Los arrays sísmicos se han utilizado en diferentes volcanes activos como el Pitón de la Fournaise en la Isla Reunión, Arenal en Costa Rica, Isla Decepción en la Antártida, Stromboli en Italia, Teide (durante la crisis de 2004) y también ha sido instalado por el IGN-IACT (Instituto Andaluz de Ciencias de la Tierra) en la reciente erupción de la Isla de El Hierro.

No se admiten más comentarios