Antecedentes



Geodesia

El control de deformaciones, realizado a través de diferentes técnicas geodésicas, aporta una valiosa información para los estudios de la actividad en zonas volcánicas activas. En los últimos años las técnicas GNSS (Global Navigation Satellite System) y en particular el GPS (Global Position System) son las más utilizadas para el control de deformaciones de zonas volcánicas, sirva como ejemplo el proceso de actividad volcánica en la isla de El Hierro (2011-2014).

En Tenerife, desde 1982 hasta 2004 se han realizado observaciones geodésicas en sucesivas campañas usando técnicas clásicas y de GPS. Sin embargo, no se detectó ningún tipo de deformación relacionada con actividad volcánica. Después de la crisis sismo volcánica que tuvo lugar en Tenerife en 2004, se implantó una nueva red GPS para el estudio de deformaciones, denominada TEGETEIDE. Esta red consta de siete puntos repartidos por toda la isla con observaciones anuales desde el 2005 al 2008 en cinco de los puntos y dos de ellas con registro continuo algunos años, aunque no pueden considerarse estaciones permanentes como tales. A partir de los resultados obtenidos se ha desarrollado un modelo cinemático para la isla.

GPS Teide

Estación GPS del IGN en las inmediaciones del Teide

Estos trabajos se han basado en la realización de campañas periódicas utilizando los vértices de las diferentes redes geodésicas existentes y/o instalando nuevos puntos que han sido observados en repetidas ocasiones, pero ninguno dispone de una serie suficientemente larga de datos para un estudio detallado. Desde el año 2007, el IGN está desplegando una red geodésica en la isla de Tenerife, mediante la instalación de estaciones continuas GPS. Las series temporales de las estaciones continuas GPS (CGPS) permiten obtener mucha más información que la que aportan los resultados obtenidos en campañas repetidas en el tiempo. En el caso de las estaciones de Tenerife, actualmente se obtienen series diarias a partir del procesado automático que se usa para vigilancia volcánica pero hace falta un estudio en profundidad para analizar sus variaciones estacionales y ruido. Las variaciones temporales y dispersión presentes en las series diarias, son debidas a diversas causas, algunas de ellas muy locales, por lo que es imprescindible el estudio de cada estación de forma individual. También pueden calcularse coordenadas de las estaciones con una frecuencia mayor, por ejemplo cada hora o varias horas, pero estas series presentan una mayor dispersión y ruido que es más difícil modelar, en cambio sirven para detectar posibles deformaciones rápidas y de mayor magnitud.

Para poder completar las deformaciones del terreno detectadas por las estaciones GPS, se puede aplicar una tecnología que tenga otras fuentes de incertidumbre diferente, lo que permitirá su discriminación, como es la medida continua de inclinación para la vigilancia volcánica. Se ha demostrado que las inclinaciones causadas por erupciones volcánicas son de al menos unas decenas de microradianes dentro de unos pocos kilómetros en torno al punto de emisión, con lo que es necesaria una sensibilidad instrumental de al menos 1 µrad (0,000057º). En Tenerife ya se han realizado trabajos para el control de deformaciones con inclinómetros pero a una distancia de más de 15 km del Teide.

No se admiten más comentarios